jueves, 3 de abril de 2014

Fantasías ufológicas de ayer y hoy presentan...

Publicamos a continuación dos interesantísimos textos del todólogo Dañel Muñiz. Como seguramente sabe el lector, Muñiz lleva años estudiando todos y cada uno de los misterios que la ciencia oficial mira con asco y desprecio. Y no exageramos en considerar que es experto en todos los misterios, Muñiz constantemente aparece en programas de televisión (como ¡Qué rica está la sobremesa!) divulgando sus bobadas, perdón, sus conocimientos; habla de niños índigo, conspiraciones, extraterrestres, estigmatizados, milagros de todos colores y sabores, reencarnación, dioses que encarnan, etc. A Muñiz -como buen promotor de patrañas pseudocientíficas, digo, como buen estudioso- nada se le escapa. Ejemplo de esto último son sus siguientes notas; sin más rollos dejemos que nos ilumine con sus sabias palabras.


¿CONTACTARON LOS MAYAS CON LOS HABITANTES DEL PLANETA UMMO?
Dañel Muñiz

Hace algún tiempo el conocido detractor Luis Ruiz Noguez publicó en su Marcianitos Verdes dos entradas sobre el "astronauta de Palenque" (ver aquí y aquí). En éstas asume la respuesta de la ciencia oficial sobre la famosa lápida, algunos elementos de la nave extraterrestre son interpretados como un dios de la tierra, un árbol de la vida y un quetzal.

En sus dos entadas el tal Noguez pretende enmendarle la plana a estudiosos como Erich Von Däniken, pero ¿en qué falla Noguez?

Es verdad que en la lápida no aparece una representación de una nave similar a las que se usaron para llegar a la Luna, es decir, un cohete; pero eso no significa que no aparezca la representación de una nave extraterrestre. Afirmo lo siguiente: la lápida de palenque muesta una representación de una nave para viajar por el espacio.

¿Recuerda los programas de debate sobre OVNIs que organizaba Nino Canún? Pues uno de los invitados era el exotecnólogo Max Hofbauer. ¿Que qué diablos es la exotecnología? Es el estudio de la tecnología de los hermanos del cósmos.

Hofbauer hizo un descubrimiento importantísimo. Dicho descubrimiento echa por tierra lo expuesto por Ruiz Noguez en su blog.

En el número siete de la revista Contacto Ovni aparece un artículo sobre este tema, el artículo es de Armando Nicolau. Veamos lo que informa:


¿UN PLATO VOLANTE EN LA TUMBA DE PALENQUE?

Hacia 1991, mi amigo y compañero de investigaciones sobre el fenómenos OVNI y su INFLUENCIA en la Tecnología de Antiguas Culturas, Max Hofbauer, descubrió que sí existe la posibilidad real de interpretar un plato volante en la sepultura de Palenque.

Accidentalmente, observó el reflejo de una fotografía de la loza de Pakal reflejada en un espejo y se percató que en realidad, esta imagen es una parte simétrica de un esquema simplificado en forma artística, de una nave.


Al observar el croquis interpretado por M. Hofbauer, la imagen nos resulta mucho más clara que la proporcionada por otros investigadores que tan sólo se habían limitado a ver un simple vehículo de navegación aérea con propulsión a chorro, demasiado terrestre, y no un auténtico OVNI que, evidentemente, emplea sistemas de energía muy diferentes, probablemente similares a los que reporta Antonio Ribera en las naves procedentes del planeta UMMO (ver croquis comparativo ente ambos objetos). La "hipótesis Hofbauer" nos trae nueva luz en el campo astroarqueológico y arqueonáutico.
 



Coincido con las palabras que usa Nicolau para terminar su texto:

El mensaje es muy claro para quien lo quiera ver y entender, el contacto entre extraterrestres y la civilización maya, en la actualidad, es poco menos que innegable. ¿No lo cree Usted?

Una imagen dice más que mil palabras. Observe el lector las imágenes que acompañan esta entrada y diga si no el grabado del rey Pakal corresponde a una nave de UMMO.



Pero me equivocaría si pensara que todo está dicho. Las grandes ideas y respuestas traen más preguntas para ser investigadas.

¿Por qué los ummitas dijeron en algunos de sus documentos que habían llegado a la Tierra en 1950?, ¿por qué los ummitas no hablaron de su contacto con los mayas?, podrían haberle informado a Fernando Sesma o a cualquier otro de sus corresponsales. ¿Qué dirá sobre esto Jordán Peña?, ¿se adjudicará también la lápida de Palenque?

Por otro lado, habrá que hacer una nueva interpretación de cada uno de los elementos de la lápida compárandolos con el esquema de una OAWOLEA UEWA OEMM (nave ummita, para el lector desinformado). Es decir, el trabajo apenas está por comenzar; y los descubrimientos que se hagan sin duda contribuirán al desarrolo de nuestra tecnología, imagine el lector todas las aplicaciones prácticas que podrán obtenerse al estudiar la lápida de palenque a la luz de la hipótesis Hofbauer... el viaje interestelar estará, al fin, a nuestro alcance.

Termino con unas palabras para Luis Ruiz Noguez. Señor Luis, usted como detractor conoce bastante bien el tema, así que con toda seguridad tuvo en sus manos el número 7 de Contacto Ovni, ¿por qué en las entradas de su blog no menciona la "hipótesis Hofbauer"? Daré mi respuesta: no lo hace porque sabe que esa hipótesis demuestra sin lugar a dudas el contacto entre mayas y ummitas, no lo hace porque es imposible refutar al exotecnólogo, estamos ante una evidencia innegable.


En esta última imagen podemos observar a dos mayas/ummitas reparando una de sus naves


UN MISTERIO ASTROARQUELÓGICO RESUELTO
Dañel Muñiz
(Experto en todos los aspectos del misterio, lo insólito y lo paranormal, nadita de nada se me escapa)

En mi artículo anterior me referí al misterio del astronauta de Palenque: ¿Contactaron los mayas con los habitantes del planeta UMMO? En dicho artículo expuse la hipótesis planteada por el exotecnólogo Max Hofbauer (hipótesis que echa por tierra lo expuesto por el debunker Luis Ruiz Noguez).

Hofbauer descubrió -más allá de cualquier duda- que el autor de la lápida de Palenque representó un platillo volador ummita, es decir, una OAWOLEA UEWA OEMM.

El descubrimiento del gran exotecnólogo hizo que la ciencia astroarqueológica se planteara las siguientes preguntas: ¿Por qué los ummitas dijeron en algunos de sus documentos que habían llegado a la Tierra en 1950?, ¿por qué los ummitas no hablaron de su contacto con los mayas?, podrían haberle informado a Fernando Sesma o a cualquier otro de sus corresponsales. ¿Qué dirá sobre esto Jordán Peña?, ¿se adjudicará también la lápida de Palenque?

Pues bien, ahora estoy en condiciones de resolver por completo el misterioso caso del misterioso grabado del misterioso astronauta de Palenque.

Llamo a mi genial teoría "genial teoría Las Heras-Hofbauer-Muñiz", y es así como debe ser llamada de ahora en adelante en los círculos ufológicos serios. Paso ahora a explicarla.

En el número 53 de la desaparecida revista especializada Contactos Extraterrestres (correspondiente a enero de 1979), apareció el artículo "¿Era terrestre el astronauta de Palenque?". En el mencionado texto, el investigador Antonio Las Heras reconocía que el grabado de Palenque "parece respresentar solamente una cápsula Mercury monoplaza de las que utilizaron los Estados Unidos en sus primeros vuelos espaciales..."


Las Heras notaba el siguiente problema:

"con semejante cápsula ordinaria y primitiva es imposible viajar por el espacio cósmico. A lo sumo se puede, tal y como lo hicieron John Glenn y Scott Carpenter, entrar en una órbita baja (de menos de 300 kilómetros de altura) y dar unas cuantas vueltas al planeta para luego regresar.

"El grabado de Palenque tiene una semejanza total con las cápsulas Mercury. Podemos notar que el astronauta va incómodamente comprimido, al igual que nuestros primeros astronautas. Ya en las cápsulas Apolo que hicieron los viajes a la Luna los astronautas tenían más espacio para poderse mover. Si no hubiese sido así, el pasar varios días en una misma posición los dejaría temporalmente inválidos, impidiéndoles moverse con facilidad cuando tuviesen que salir de la cápsula.

"Entonces la lápida de Palenque representa una cápsula rudimentaria con la que no se podría viajar de uno a otro planeta."


Por otro lado, Las Heras afirmaba que "hasta hoy nadie ha podido demostrar ni lejanamente que nuestros antecesores estuviesen en contacto con otras inteligencias. Mucho menos al grado de poder visitar el interior de sus naves para representarlas con la exactitud que tuvo el escultor de Palenque. La lápida muestra el corte transversal de una cápsula en la que el astronauta manipula los controles... y el grabador sabía bien lo que estaba representando."

Las Heras examina la hipótesis de "las otras humanidades". Según esta hipótesis "En tiempos muy remotos hubo hombres, seres terrestres, que alcanzaron un gran desarrollo técnico y científico. Esta cultura viajó al espacio tal y como lo hacemos ahora nosotros, y desapareció siguiendo los ciclos universales del nacer, el morir, el transformarse. Ella fue entonces el germen de nuevas civilizaciones en todo el mundo." Explica el investigador que la hipotética civilización que logró el viaje al espacio desapareció violentamente, pero sobrevivió su recuerdo en leyendas y tradiciones orales. El autor del grabado de Palenque lo que hizo fue plasmar esa "leyenda".

Ahora sabemos -gracias a Hofbauer- que la hipótesis de las otras humanidades está equivocada. Debemos tener en mente que el grabado en realidad muestra un platillo UMMITA. Equivocadamente pensé que el descubrimiento de Hofbauer demostraba el contacto entre mayas y ummitas. Pero si no hubo tal contacto, ¿cómo es que la lápida de Palenque muestra una  OAWOLEA UEWA OEMM?

Lo extraordinario del artículo de Las Heras es que también expone la "hipótesis parapsicológica", la cual me llevó finalmente a resolver el misterioso caso del misterioso grabado del misterioso astronauta de Palenque.

Explica Las Heras: "Los parapsicólogos sabemos que exisite un estado especial de la mente y el espíritu denominado paragnosia, palabra que significa conocimiento paranormal."

Las Heras explica que los creadores en ocasiones entran en un estado especial en el que están por completo concentrados en sus obras. Se entregan a lo suyo y nada más. "Es como una angustia interior, una desesperación que lo impele a uno a hacer cierta cosa en particular. En tales condiciones, absorto en su tarea, su respiración se torna más lenta, la sangre fluye abundantemente al cerebro y el creador se siente más lúcido, como si hubiese penetrado en otra dimensión, en otro mundo."

En tal estado el creador su transforma en un dotado. "Es decir, puede producir fenómenos paranormales que desafían las leyes naturales." Y uno de estos fenómenos es la precognición. Así, el creador-dotado puede conocer hechos del futuro. Las Heras anota: "Entonces, el creador de la lápida de Palenque pudo haber desafiado la barrera del tiempo y grabar un hecho que habría de ocurrir muchos siglos después: el vuelo de un astronauta en su cápsula monoplaza... o que ya había sucedido en el pasado durante el florecimiento de otra humanidad, a través de la retrocognición."

En estado de paragnosia pueden suceder fenómenos paranormales como la levitación, la telepatía, la psicoquinesis "y conocer hechos sucedidos en otro tiempo, aunque sea de forma vaga."


El investigador concluye su artículo con las siguinetes palabras: "La lápida de Palenque no representa a un extraterrestre, pero sí a un astronauta vagamente imaginado. Imaginado por un escultor que supo sobre astronáutica ya fuese por leyendas o por paragnosia, pero que, paradójicamente, jamás vio un cohete. De allí la similitud de la figura con la cultura maya y la presencia de algunas geometrías absurdas. Se trata de un grabado basado en un hecho y recreado por la imaginación. Y el entorno cultural del creador. Un hecho que el escultor nunca vivió... fuera de su mente, claro."

Lo de la retrocognición tenía sentido antes de la "hipótesis Hofbauer", hoy podemos descartarla por completo.

La "genial hipótesis Las Heras-Hofbauer-Muñiz" (mi apellido queda al final no por ser el menos importante, todo lo contrario, queda al final pues soy yo el investigador que resuelve este clásico de la astroarqueología) es la siguiente:

La lápida de Palenque muestra una nave ummita no porque los Ummitas hubieran contactado con los mayas, sino porque el autor del grabado, mediante paragnosia, vio la llegada de los ummitas en 1950.

Así, nuestros nombres (Antonio Las Heras, Max Hofbauer y Dañel Muñiz) un día estarán en los libros de historia. Nos corresponde el honor de haber resuelto por completo el misterioso caso del misterioso grabado del misterioso astronauta/ovninauta de Palenque.